• Admin

San Valentín

Siempre es bonito celebrar el amor. Se puede hacer cada día, pero si hay uno mundialmente conocido para hacerlo es el 14 de Febrero. ¿Por qué el 14 y no otro día? La explicación se encuentra en que fue el día en el que el Papa Gelasio allá por entre el año 496 y 498 estableció para honrar a San Valentín de Roma.

Si bien este Valentín no fue el único de su nombre nombrado mártir, sí es el más popular, ya que según dice la leyenda, pues incluso la iglesia católica duda de la veracidad de la historia, este sacerdote cristiano, que vivió supuestamente en los tiempos de Claudio II, se dedicaba a casar en secreto a legionarios del ejército romano. El emperador consideraba que ser soltero y sin hijos te hacía un mejor soldado y por tanto les prohibió casarse. Cuando Valentín fue descubierto por infringir la ley fue detenido y llevado al prefecto del emperador para conseguir que renunciara a su fe, pero al no conseguirlo fue golpeado y posteriormente decapitado.


Esta es una de las leyendas más extendidas acerca de este personaje, pero existen más historias que han ido aportando costumbres y tradiciones asociadas a la festividad de este día. Como por ejemplo, la de intercambiarse cartas y postales entre enamorados, una tradición que comenzó en los países anglosajones durante el siglo XIX y que está inspirada en otra versión acerca de este sacerdote Valentín y el tiempo que permaneció arrestado. Cuenta la leyenda que se enamoró de la hija del carcelero a la que dedicó una apasionada carta de amor firmada como “de tu Valentín”. La costumbre implantada en el siglo XIX acabó añadiendo en pleno siglo XX mediante comerciantes y estrategias de publicidad, el obsequiar a la pareja con regalos como rosas, bombones y joyas.


Pero esto no es todo lo que rodea al 14 de Febrero, y es que hay toda una iconografía asociada a la fecha.


CUPIDO


Representado como un niño desnudo, alado, armado de arco, flechas, aljaba y con los ojos cubiertos por una venda, este pequeño Dios, hijo de Venus (o Afrodita en la mitología griega) y Marte (o Ares para los griegos), representa al amor y su figura se usa en infinidad de cosas relacionadas con el día de San Valentín.


Pero exactamente, ¿cuál es su historia y qué significado tienen cada uno de los atributos que componen su aspecto?


La historia de Cupido


La versión más extendida que se extrae de la fuente griega “Simónide de Ceos” es que Cupido, llamado Eros en la mitología griega, nació en Chipre, como su madre Venus. Júpiter (Zeus), sabiendo todo el desbarajuste que el niño provocaría, pretende fulminarlo, pero Venus lo esconde en los bosques y es amamantado por fieras. De ahí que Cupido creciera incapaz de guiarse por la razón. El destino mantuvo al niño a salvo y creció formándose hermoso como su madre y audaz como su padre.

Mientras vivió en el bosque se fabricó un arco y flechas. Con el tiempo su madre le regaló un arco y flechas de oro.

Se le concedió el poder de que ni los dioses, ni los hombres, ni él mismo fueran inmunes a las heridas de sus flechas.

Con el paso del tiempo, al ver Venus que el niño no crecía, preocupada, fue a consultar con el oráculo de Temis, quien le dijo que “el amor no puede crecer sin pasión”. Aunque Venus no lo entendió al principio, sí que lo hizo al nacer su segundo hijo, Anteras, dios de la pasión, pues cuando Cupido estaba junto a su hermano crecía y se transformaba en un bello jóven, pero cuando se separaba de su hermano volvía a ser un niño.


¿Por qué su "pinta"?


La figura de Cupido está rodeada de significados. Todo su aspecto está relacionado con facetas del amor romántico.

El hecho de que esté con los ojos vendados representa que el amor viene del alma y no de lo físico.

Las flechas con punta de oro son el amor correspondido y las que tienen punta de plomo el desamor, el olvido y el amor no correspondido.

Si estos complementos de su vestimenta no han cambiado su significado a lo largo de los siglos, su físico sí que se ha ido transformando a lo largo de la historia siendo el más famoso el de un niño con alas. Sin embargo, en su origen griego este dios era un bello joven. No fue hasta la era Helenística en que su aspecto pasó a ser el de un niño. En este periodo de la historia el aspecto infantil de Cupido representaba que el amor era travieso y entrometido. Pero este significado cambió en la época renacentista cuando los artistas pintaban querubines alados como símbolo de amor e inocencia. Fue esta fachada de bebé regordete la que ha llegado a nuestros días, con lo que actualmente el significado del aspecto de Cupido es el símbolo de la inocencia del amor.


Así que, resumiendo, todo lo que comprende el día de San Valentín podemos decir que el amor puede ser, inocente, atrevido, ciego, valiente, puede tener tradiciones como cartas de amor, joyas, flores y bombones o simplemente ser un día cualquiera en el que celebrar este sentimiento con la persona que más se quiera.

¡FELIZ SAN VALENTÍN!


#SanValentin #Cupido #Amor #Historia

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo