• Admin

El orgullo de una bandera

Cada 28 de junio en muchos países del mundo se celebra el día del orgullo gay. Un día para reivindicar la lucha de las personas del colectivo LGTBI. Es una festividad muy conocida y celebrada en muchas partes del mundo. En España, las mayores manifestaciones y fiestas del orgullo se dan sobre todo en Madrid y Barcelona, donde se reúnen miles de personas no solo para celebrar, sino también para reivindicar sus derechos y concienciar de lo que aún queda por hacer.



Quizá lo más conocido de este día de conmemoración y lucha es la bandera LGTBI, una bandera compuesta por 6 colores y que se le apoda “bandera arco iris”.

Detrás de una bandera siempre hay un significado y un porqué de sus colores y/o forma. Ésta insignia también lo tiene.


¿Cómo se originó?


Este estandarte tan representativo del colectivo LGTBI lo encargó, en la década de los 70, Harvey Milk, primer cargo público elegido en Estados Unidos declarado abiertamente homosexual a Gilbert Baker, un artista Drag Queen y exsoldado originario de Kansas.

Se ondeó por primera vez el 25 de junio de 1978, en San Francisco.

Gilbert Baker se inspiró en la propia bandera de Estados Unidos y en la figura de Judy Garland en “El mago de Oz”, película musical que, junto con la canción protagonista de la cinta “Somewhere over de rainbow”, era en aquella época uno de los mayores iconos del momento para la comunidad LGTBI.

Para la confección de la bandera intervinieron 30 personas de manera voluntaria.

Inicialmente contenía 8 colores pero luego Baker eliminó el rosa y lo combinó con el turquesa y el azul.


¿Qué significan sus colores?

El rojo representa la vida, el naranja la salud, el amarillo el sol, el verde la naturaleza, el turquesa la magia, el azul la paz y el violeta el espíritu.


La bandera fue rediseñada hace apenas unos pocos años por Valentino Vecchietti con la intención de hacerla más inclusiva y así fueron añadidos nuevos emblemas de diferentes reivindicaciones sociales: el movimiento Black Lives Matter, el estigma del VIH, las identidades transgénero y el orgullo intersexual.




La evolución de la bandera LGTBI ha ido adaptándose a los nuevos tiempos, así como la lucha por la igualdad de derechos de las personas LGTBI.

Se han conseguido muchos logros pero aún queda trabajo por llevar a cabo.

Según el último informe “Homofobia 2020” elaborado por la ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) en 69 países del mundo sigue criminalizándose la homosexualidad a través de sus leyes, llegando en algunos de estos estados a castigarse con la pena de muerte.


En España, el avance en derechos sociales en forma de leyes para este colectivo es muy amplio, así como en el apoyo para familiares y/o amigos LGTBI que deciden declarar libremente su condición sexual. Sin embargo, siguen existiendo y han aumentado peligrosamente los delitos de odio hacia esta comunidad de manera directa y a través de las redes sociales, lo que demuestra que en cuanto a la lucha por la igualdad, el derribo de prejuicios y los derechos sociales aún queda mucho por hacer.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo